Saturday, April 5, 2014

¡Qué Curioso! El Pecado y la Verdadera Libertad

¡Qué curioso! Hoy en día se reconoce que la curiosidad es importante para la innovación. A través de las innovaciones y el crecimiento de nuestro conocimiento podemos crear nuevas invenciones para mejorar nuestra vida.

Una de las compañías más innovadoras de nuestro tiempo es Apple, el inventor del MacBook, el iPod, iPhone, y iPad. Cuando se inició la compañía, su logo tenía un árbol y el inventor Sir Isaac Newton, el cual explicó como funciona la gravedad por causa de una manzana que le cayó en la cabeza. Después de un tiempo, el loco cambió. Ahora es una manzana mordida.

La manzana se usa frecuentemente para representar el fruto prohibido que comieron Adan y Eva en Génesis 3. La Biblia no dice qué fruto era, pero sí dice que pasó:

La mujer vio que el fruto del árbol era bueno para comer, y que tenía buen aspecto y era deseable para adquirir sabiduría, así que tomó de su fruto y comió. Luego le dio a su esposo, y también él comió. (Génesis 3:6 NVI)

Así entró el pecado en la humanidad. Este evento fue malo y resultó en nuestra muerte espiritual y física. Lamentablemente, el mundo alrededor de nosotros no cree que este evento daño a nosotros, sino que nos libró. Creen que el hecho de comer del fruto fue un acto de curiosidad. En vez de creer que Adan y Eva fueron expulsados del jardín, ellos creen que ellos escaparon del jardín para vivir en libertad.

Aunque Apple produce algunos de los mejores productos tecnológicas para el uso personal, creo que ellos, como la mayoría del mundo, están equivocados. El pecado nunca nos libra, sino que esclaviza. En realidad, no tenemos la opción de ser "libres": tenemos que rendirnos a algo, sea el pecado o a Dios:

Cuando ustedes eran esclavos del pecado, estaban libres del dominio de la justicia. ¿Qué fruto cosechaban entonces? ¡Cosas que ahora los avergüenzan y que conducen a la muerte! Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna. Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor. (Romanos 6:20-23 NVI)

Nosotros no debemos de buscar libertad en el pecado, en el comer del fruto prohibido. Hay verdadera vida y libertad en Cristo, quien nos liberta del pecado y nos justifica ante Dios. La libertad no se encuentra en la curiosidad, sino en la comunión con Dios. ¡Qué curioso!

No comments:

Post a Comment