Thursday, April 24, 2014

Celo Religioso Conforme a la Palabra

En Romanos 10:2, el apóstol Pablo lamenta la condición espiritual de los judíos que no habían aceptado a Jesús como Mesías: «Puedo declarar en favor de ellos que muestran celo por Dios, pero su celo no se basa en el conocimiento». De vez en cuando tengo el mismo lamento que Pablo de otras personas que profesan ser creyentes. Tienen celo por Dios, pero no se basa en el conocimiento de su palabra.

Es muy fácil hoy en día ver algo en Facebook u oír una historia de alguien que en realidad es engaño. Cuando yo era joven mi cuento de correo electrónico se llenaba de mensajes que dijeron que si yo los mandara a todos mis contactos, recibiría una bendición de Dios, pero si no lo hiciera, sería lo mismo como negarle a Jesús, el cual me negaría ante el Padre. ¿Sabes qué es? Es una mentira. Es una tontería diseñada para burlarse de cuán crédulo es la gente religiosa.

Ahora no se usa el correo electrónico tanto como el Facebook. Hay un montón de historias falsas, imágenes y fotos que te motivan a hacer clic en el botón “Like” y otras cosas que se usan para aumentar el valor de su sitio del web por el tráfico que reciben.

Con respecto a estas historias falsas, consideremos el libro (y ahora película) El Cielo es Real [Heaven is for Real]. Un pastor escribió este libro declarando que su hijo de cuatro años se fue al cielo durante una cirugía y después le contó lo que vio ahí. ¿Por qué soy incrédulo? Porque este cuento no tiene ningún base en la Biblia.

Primero, no tenemos ningún ejemplo de la Biblia acerca de una persona que murió, se fue al cielo y después regresó para compartir la historia con nosotros. Isaías tuvo una visión del trono de Dios (Is. 6). Pablo tuvo una visión del cielo y fue prohibido comunicar lo que vio (2 Cor. 12). Juan tuvo una serie de visiones llenas de simbolismo (Apocalipsis). Ninguno de estos hombres estaba a punto de morir. Quizás podemos incluir a Esteban, quien vio a Jesús al lado del Padre cuando fue apedreado (Hechos 7). Éste murió… ¡y no regresó para contar una historia acerca de cómo es el cielo!

¿Sabes qué? Ninguno de estos hombres nos llevó en un viaje por el cielo. Ningún tenía nada que ganar al compartir su historia. Ningún enfocó en detalles banales—Dios siempre es el enfoque y el centro de sus visiones del cielo. Consideren esto: si Dios es el centro y el enfoque principal cielo, ¿al mundo incrédulo le gustaría estar allí? Una presentación del cielo que minimiza la grandeza de Dios y maximiza los deseos y las imaginaciones del ser humano no puede estar fundada en la verdad.

Nosotros tenemos que estar celosos por Dios. Eso está bien. Pero nuestro celo tiene que basarse en el conocimiento de la palabra de Dios. Todo celo religioso que no tiene fundamento en la palabra de Dios es engaño, burla o mentira, y nosotros como creyentes no debemos de involucrarnos en eso.

No comments:

Post a Comment