Wednesday, April 30, 2014

Palabras del Pasado

Por tanto, nosotros teniendo puesta sobre nosotros una tan gran nube de testigos—tantos testimonios del Padre, de San Juan el Bautista, de los milagros que Cristo hizo, de los testimonios del Nuevo y del Viejo Testamento, y del mismo Cristo—creamos con fe viva, fundada sobre la palabra de Dios, que Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre, el cual murió por nuestros pecados, y resucitó por nuestra justificación (Rom. 4:25).
—Cipriano de Valera, Tratado para Confirmar en la Fe...

Sunday, April 27, 2014

We Need a Culture of Evangelism

“Evangelism: How the Whole Church Speaks of Jesus. (9Marks: Building Healthy Churches). By J. Mack Stiles. Crossway. pp. 128. 2014. (List Price $14.99 Paperback | $9.99 Kindle)


Programs, programs. Mack Stiles says in Evangelism that "God can use programs. I know people who have come to faith at evangelistic events. For the record, I often promote and speak at evangelistic programs. But I don’t think programs are the most effective, or even the primary, way we should do evangelism." AMEN!

But if not programs, then what? Stiles wants to see churches develop a culture where evangelism is fostered through mutual encouragement and support, where people are "committed to sharing the gospel as part of an ongoing way of life, not by the occasional evangelistic raid event."

It's much easier to describe a culture of evangelism (which Stiles does) than it is to create one, and, truth be told, one cannot discount the central role of the Holy Spirit in this process. I was slightly disappointed because I wanted to see a step by step process for developing a culture of evangelism in my church, but when it came down to it, such a process would ultimately look like yet another program. As someone who wants to see such a culture take root in my church, I had to consider my own heart as I looked over the list of things Stiles encourages his readers to do on a personal level. He calls on his readers to view evangelism as a spiritual discipline, to pray, and to model evangelism to other believers in the church.

I would only caveat my review with two things that may affect whether your curiosity reaches that tipping point where you check out the book for yourself or settle for reading a review like this one. First, at it's size, the book does not offer as much instruction on how to engage in sharing your faith as other, larger books on evangelism do (Stiles's own Speaking of Jesus, for example).

Second, there was one (seriously, just one) example that I thought could give the wrong impression to readers. A woman had asked him what the church was going to do to reach an immigrant group that had recently moved to the city. His response was spot on: "It’s really not the best thing for ‘the church’ to set up programs for Vietnamese outreach, but rather for you to think how you can reach out..." However, his response didn't offer any reassurance that she could count on the church to band with her and support her in her efforts to witness, and I'm afraid that church leaders who try to emulate this example may "break a bruised reed" and discourage members who desire to evangelize, but who still need some guidance and support from the church.

These are minor concerns, and I believe that if pastors and church leaders follow Stiles's guidance on how to promote that culture of evangelism, they will do the necessary follow-up and offer assistance to equip the member for evangelism.

Disclosure of material connection: I requested and received a review copy from Crossway in order to provide this review.

Friday, April 25, 2014

Cada Cristiano es Converso

El año 1492 d.C. es muy importante y muy conocido en la historia. Todos saben que en ese año el explorador Cristóbal Colón llegó a las Indias Occidentales y llevó todo el continente Europea consigo. Hay dos eventos muy importantes que también ocurrieron en ese año en España, el país patrocinador del viaje de Colón: 1) los moros (musulmanes) fueron expulsados de Granada después de una ocupación que empezó en 711 d.C. y 2) los judíos, algunos de los cuales patrocinaron la campaña militar en contra de los moros, también fueron expulsados del país.

Los únicos que fueron permitidos quedarse tenían que revocar su religión y bautizarse en la Iglesia Católica Romana. A estos moros y judíos llamaron «conversos». Muchos de ellos fueron acusados por la Inquisición de mantener sus religiones anteriores en secreto, y se veían muy sospechosos en España por muchos años.

La palabra (y el verbo relacionado «convertirse») refiere a una persona que ha cambiado ideología o religión. En muchos sistemas religiosos hoy en día, incluso en la Iglesia Católica y en el Islam, se cree que uno nace como adherente de una religión. Es muy común escuchar a una persona diciendo, «Yo nací católico», o «Siempre he creído en Dios». Estas afirmaciones quizás tienen sentido en esos sistemas de creencia, pero no tienen sentido en el cristianismo según la Biblia. Según la Biblia, todos somos «conversos».

No hay nadie en la iglesia de Dios a quien Efesios 2:1 no aplica: «En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados». También en Romanos 5:8 dice: «Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros».

Antes de ser salvos, antes de ser parte del pueblo de Dios, nosotros estábamos muertos en el pecado, separados de Dios. Y si esto no es suficientemente claro para nosotros, Pablo lo hace explícito unos dos versículos después en Romanos 5:10: «Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida!» Éramos enemigos de Dios. Esto no describe a una persona que «nació cristiano» o que «siempre ha creído».

Si nosotros queremos tener la confianza de que somos salvos, no podemos basar nuestra seguridad en el mero hecho de que nuestros padres estaban muy involucrados en la iglesia y que nos llevaron cada semana al culto. Tampoco podemos basarla en el mero hecho de que Dios siempre nos ha gustado. La pregunta más clave es si le gustamos a él, y ningún pecador, ningún enemigo, puede hacer eso.

La única manera de estar seguros de nuestra salvación es si nosotros somos conversos, y nos convertimos al arrepentirnos del pecado y creer en Jesús. El arrepentimiento no es vivir más o menos conforme a una ética bíblica, aunque un verdadero converso sí buscará vivir más y más conforme a esta ética. No, el arrepentimiento es una repugnancia hacia nuestros propios pecados porque reconocemos que hemos ofendido a Dios. El creer en Jesús no es meramente consentir que es Dios o que resucitó de la muerte, sino confiar en el sacrificó de su muerte como pago por nuestros pecados y confiar que él nos hace santo como resultado de nuestra fe y que un día nos resucitará también.

Si no tenemos el verdadero arrepentimiento y la fe en Jesús, nos engañamos. No hay nadie en el pueblo de Dios que no haya tomado ese paso. Nadie nace en esta familia. Sólo podemos renacer en esta familia a través de la conversión—somos conversos.

Thursday, April 24, 2014

A new commentary on Judges and Ruth

A Commentary on Judges and Ruth (Kregel Exegetical Library). By Robert B. Chisholm Jr. Kregel Publications. pp. 704. 2013. (List Price $39.99 Hardcover)


My pastor told me Daniel Block's commentary was the best available on Judges and Ruth. I'll have to loan him Chisholm's new commentary and see if he changes his mind. This recent addition to the new Kregel Exegetical Library series confirms my suspicions that this will be a commentary set pastors and scholars will want to own.

Chisholm is more than qualified to write this commentary. He has written a number of books and contributed to many more other publications. He is also the senior Old Testament editor for the New English Translation of the Bible.

This commentary is technical but quite accessible to those like me who have not had any formal instruction in biblical Hebrew. Chisholm does not shy away from discussing matters of the Hebrew language and grammar, but I was able to follow most of these discussions, and thankfully they do not make up the bulk of this work.

He deals thoroughly with introductory matters and interacts with other commentaries and publications. He even goes so far as to provide his own recommendations for further reading, and Block's commentary and that of Dale Ralph Davis were both on the top of his list, recommendations I have heard before from men I deeply respect. This shows goodwill towards other scholars and actually saves the reader from having to do additional research when short on time, as most pastors are.

Chisholm is firmly committed to the inerrancy of the Scriptures. He teaches at Dallas theological seminary and is Baptist by conviction. However, his exposition is derived from the text and he frequently interacts with commentators across the theological spectrum.

When looking at commentaries, one way of evaluating them is to look for passages where there is variance of opinion or matters of great import to see where the author comes down. My own pastors one criticism of Block was that he takes the position that Ruth had sexual intercourse with Boaz when she approached him on the threshing floor. Chisholm disagrees and argues that, while the vocabulary certainly builds up the sexual tension, the text itself shows their purity. Although not nearly as important, Chisholm takes the position that Jephthah sacrifices his daughter rather than horses forcing her to take a vow of chastity. I find his arguments convincing, but you will have to leaf through the book yourself if you want to know what they are.

Although I could say much more about this commentary, and the commentary itself merits as much, I will limit myself to one more note. Chisholm deals with the text primarily from a literary point of view, taking each passage in light of the book as a whole and its relation to the other historical books of the Old Testament. He ends each section by providing helpful thoughts on communicating the main idea of the passage, theological principles drawn from the passage, and hints for preaching the passage.

I highly recommend this commentary, and I am very happy with the quality this commentary series is putting out.

I received a copy of this work from the publisher for the purpose of providing an honest review.

Celo Religioso Conforme a la Palabra

En Romanos 10:2, el apóstol Pablo lamenta la condición espiritual de los judíos que no habían aceptado a Jesús como Mesías: «Puedo declarar en favor de ellos que muestran celo por Dios, pero su celo no se basa en el conocimiento». De vez en cuando tengo el mismo lamento que Pablo de otras personas que profesan ser creyentes. Tienen celo por Dios, pero no se basa en el conocimiento de su palabra.

Es muy fácil hoy en día ver algo en Facebook u oír una historia de alguien que en realidad es engaño. Cuando yo era joven mi cuento de correo electrónico se llenaba de mensajes que dijeron que si yo los mandara a todos mis contactos, recibiría una bendición de Dios, pero si no lo hiciera, sería lo mismo como negarle a Jesús, el cual me negaría ante el Padre. ¿Sabes qué es? Es una mentira. Es una tontería diseñada para burlarse de cuán crédulo es la gente religiosa.

Ahora no se usa el correo electrónico tanto como el Facebook. Hay un montón de historias falsas, imágenes y fotos que te motivan a hacer clic en el botón “Like” y otras cosas que se usan para aumentar el valor de su sitio del web por el tráfico que reciben.

Con respecto a estas historias falsas, consideremos el libro (y ahora película) El Cielo es Real [Heaven is for Real]. Un pastor escribió este libro declarando que su hijo de cuatro años se fue al cielo durante una cirugía y después le contó lo que vio ahí. ¿Por qué soy incrédulo? Porque este cuento no tiene ningún base en la Biblia.

Primero, no tenemos ningún ejemplo de la Biblia acerca de una persona que murió, se fue al cielo y después regresó para compartir la historia con nosotros. Isaías tuvo una visión del trono de Dios (Is. 6). Pablo tuvo una visión del cielo y fue prohibido comunicar lo que vio (2 Cor. 12). Juan tuvo una serie de visiones llenas de simbolismo (Apocalipsis). Ninguno de estos hombres estaba a punto de morir. Quizás podemos incluir a Esteban, quien vio a Jesús al lado del Padre cuando fue apedreado (Hechos 7). Éste murió… ¡y no regresó para contar una historia acerca de cómo es el cielo!

¿Sabes qué? Ninguno de estos hombres nos llevó en un viaje por el cielo. Ningún tenía nada que ganar al compartir su historia. Ningún enfocó en detalles banales—Dios siempre es el enfoque y el centro de sus visiones del cielo. Consideren esto: si Dios es el centro y el enfoque principal cielo, ¿al mundo incrédulo le gustaría estar allí? Una presentación del cielo que minimiza la grandeza de Dios y maximiza los deseos y las imaginaciones del ser humano no puede estar fundada en la verdad.

Nosotros tenemos que estar celosos por Dios. Eso está bien. Pero nuestro celo tiene que basarse en el conocimiento de la palabra de Dios. Todo celo religioso que no tiene fundamento en la palabra de Dios es engaño, burla o mentira, y nosotros como creyentes no debemos de involucrarnos en eso.

Tuesday, April 22, 2014

Are You Going to Heaven?

Gospel Assurance and Warnings. By Paul Washer. Grand Rapids, Michigan: Reformation Heritage Books. pp. 288. 2014. (List Price $20.00 Paperback | $9.99 Kindle)


I'll start off by commending Gospel Assurance and Warnings to pastors, church leaders, and to anyone who wants to effectively communicate the gospel to others. As a matter of fact, I am going to seek permission from the publishers to share copies of Chapter 15 "Gospel Reductionism" with leaders at my church because it challenges us to ask the right questions of potential converts to see if they are really responding to the gospel and not to gimmicks or empty promises.

I will caveat my recommendation, however. Washer is responding to a culture of "easy-believism" and smiling preachers who are all too happy to pronounce someone saved and eternally secure because they prayed to "accept" Jesus. He paints with a broad brush and describes modern evangelicals very negatively: "Far too many evangelicals seem content to be ignorant of Scripture’s teaching, free from its reproof, untouched by its correction, and unshaped by its training." To some extent he's right, but he risks alienating readers who agree with him by lumping them into this category. It sometimes feels as though he's talking down to his reader, although I am fairly certain that is not his intention.

Despite the tone, I stand by my words that this book is a good resource for pastors and church leaders. Its treatment of Bible passages giving assurances and warnings is superb, and the gospel issues at stake are that important. I would only caution church leaders to be diligent in showing compassion because this book is not gentle. As a matter of fact, I would go so far as to say that the author's urgency trumps his compassion, and I would not share it with someone who I honestly believed showed signs of true faith but was struggling with assurance, lest he become discouraged. Yet, for those who are secure in their faith and who have a biblical assurance, this book is extremely helpful by highlighting assurances and warnings we should be communicating with our churches.

I received this book from the publisher for the purpose of review.

Thursday, April 17, 2014

¿Te reúnes "con" la iglesia?

¿Este fin de semana vas a estar con la iglesia de Dios? Escribo con en vez de en porque la iglesia no es un edificio con cuatro paredes y un techo. La iglesia es edificio espiritual, hecho de todos los que creen en el Señor Jesús. Dicho de esta manera, se puede decir que la iglesia es «universal» porque está esparcido por todo el mundo e «invisible» porque sólo Dios sabe quiénes son suyos.

Aunque cada cristiano es parte de esta iglesia, la comunión que tenemos con la iglesia ocurre en un lugar y en una hora específica. Esto es lo que llamamos la iglesia «local» y «visible». La mayoría de las veces que lees acerca de la iglesia en el Nuevo Testamento se refiere a la iglesia local, no a la universal, porque la comunión de los miembros de la iglesia ocurre en el ambiente de la local.

Ahora, ¿Qué es tu enfoque primordial cuando te reúnes con la iglesia de Dios? Esta pregunta tiene más que ver con el liderazgo de la iglesia, pero todavía es importante que cada miembro tenga su propia convicción cuanto al tema. Si nos reunimos con el propósito de «divertirnos» o «sacar alguna bendición» o hasta «alcanzar a los perdidos» somos ignorantes de los propósitos verdaderos que Dios nos dio en la Biblia.

De hecho, el propósito primordial en la iglesia es la gloria del Padre. Cristo mismo dijo que su propósito mientras vivía era glorificar al Padre (Juan 12:28). Pablo dijo que este propósito se extendió a nosotros como la iglesia: 
Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén (Efesios 3:20-21).
Así que nuestro enfoque primordial es la gloria del Padre. ¿Cómo lo glorificamos? A través de la alabanza, es cierto, pero también al reconocer el segundo propósito de la reunión semanal que tenemos: la edificación de la iglesia. Cuando nos reunimos como la iglesia debemos buscar animar o edificar a los otros miembros de la iglesia. Pablo es muy claro en 1 Corintios 14 que la edificación de la iglesia debe ser nuestra meta cuando nos reunimos. Esto no quiere decir que no buscamos compartir el evangelio con el mundo alrededor de nosotros e incluso con los de afuera que se reúnen con nosotros, pero sí significa que el evangelismo no es nuestro enfoque cuando nos reunimos como iglesia—¡eso sería un enfoque en los que no son la iglesia! Cuando nos reunimos como iglesia es para fortalecer y capacitar a la iglesia para que todos los miembros puedan compartir el evangelio toda la semana. Esto es lo que se puede ver en el libro de Hechos. Los creyentes se reunían como iglesia (y lo que hicieron se puede leer en Hechos 2:41-42) y luego compartieron el evangelio con los incrédulos.

Friday, April 11, 2014

No hay razón para temer el “Evangelio de la esposa de Jesús”

Hace dos años se anunció que un fragmente de papiro fue descubierto que dice que Jesús tenía una esposa. Creían que el fragmento fue escrito alrededor del fin de los años 300 d.C. Periódicos sensacionales exclamaron que este pequeño fragmento iba a cambiar mucho de lo que sabemos de Jesús. El fragmento dice, en parte “Jesús dijo a ellos, «Mi esposa…»”

Muchos dudaron de su antigüedad. Ahora, después de muchas pruebas, creen que fue escrito entre 659 y 869 d.C. (lee el artículo). No es falso del día actual, pero tampoco es tan antiguo como dijeron al principio.

¿Qué podemos aprender de este fragmento acerca de Jesús? Nada. Ni siquiera sabemos si el texto está diciendo que Jesús tenía esposa. Los que están estudiando el texto cree que tiene que ver con un debate entre cristianos si se debe discipular a mujeres o no. Quizás el texto es inspirado del pasaje de la Biblia donde Jesús dice: «Cualquiera que hace la voluntad de Dios es mi hermano, mi hermana y mi madre» (Marcos 3:35).

Sin embargo, lo más importante es la fecha. Aun si consideramos la fecha más antigua, 659 d.C., el fragmento fue escrito unos 600 años después del evangelio más viejo del Nuevo Testamento. Muchos consideren que Marcos fue escrito al fin de los años 50 o el principio de los años 60 d.C. (Cristo murió alrededor de 30 o 33 d.C.). El considerar a este fragmento como relato fiel de la vida de Jesús sería una tontería. Hay menos tiempo entre el día de hoy y la fecha cuando Cristóbal Colón llegó a las Américas que entre la vida de Jesús y ese fragmento.

El fragmento no explica nada nuevo acerca de Jesús. Si quieres aprender algo acerca de Jesús, tenemos la Biblia que nos puede enseñar. Léela. Puedes confiar en ese relato. Quizás encontrarás algo que no sabías.

Tuesday, April 8, 2014

Creer como Noé (el de la Biblia, no de la Película)

El hombre balanceó el hacha con toda su fuerza para separar el tronco del árbol de sus raíces. El peso de sus ramas y la inclinación del tronco se combinaron para arrastrar al árbol de la tierra. Se formó un grieto cerca de la base y se oyó chasquear la madera negra. Hombres con sogas jalaron para que el árbol inmenso cayera en la dirección preferida. El susurro de miles de hojas se aumentó con el gran choque de madera en la tierra. Noé y sus hijos construían un arca.

Según lo que yo he leído de la película Noé [Noah], los que van al cine van a encontrar una historia poco similar a la de la Biblia, basado más en leyendas, mitos y escrituras heréticas. Me pregunto cuántas personas podrán reconocer las diferencias. Una de las diferencias más grandes es que Noé no busca la salvación de otros en la película. Su deseo es servir más como el último verdugo de la raza humana que como profeta de Dios. En contraste, 2 Pedro 2:5 describe a Noé como “predicador de justicia”.

En verdad, Dios declaró que Noé era justo. Ciertamente el pecó tal como cada ser humano antes y después de él (con excepción de Jesús, quien era y es hombre y Dios). Pero Noé creó a Dios. Él puso su fe en él y en su advertencia. La Biblia no describe a los seres humanos precipitándose como locos hacia el arca cuando empezó a llover. Dice: «Porque en los días antes del diluvio comían, bebían y se casaban y daban en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca; y no supieron nada de lo que sucedería hasta que llegó el diluvio y se los llevó a todos» (Mateo 24:38-39a). Cuando dice que ellos “no supieron nada”, no significa que Noé no les predicó acerca del juicio venidero como Pedro dice, sino que ellos no le hicieron caso y el diluvio les tomó por sorpresa.

Todos somos pecadores, hasta los más justos como Noé, y merecemos experimenta la ira de Dios para siempre en el infierno. Pero Dios no sólo es justo, sino amoroso y misericordioso también. Envió a Jesús para morir in nuestro lugar y experimentar la santa ira de Dios en la cruz. Como Dios infinito, Jesús lidió con la ira infinita de Dios y ahora nos ofrece perdón y su justicia infinita. Tal como Noé, Dios nos declara justos si nos arrepentimos de nuestros pecados, creemos en Jesús, y le confesamos como Señor. Hay que tomar este paso ahora, porque no tendremos el deseo ni el poder de hacerlo cuando venga el juicio.

Saturday, April 5, 2014

¡Qué Curioso! El Pecado y la Verdadera Libertad

¡Qué curioso! Hoy en día se reconoce que la curiosidad es importante para la innovación. A través de las innovaciones y el crecimiento de nuestro conocimiento podemos crear nuevas invenciones para mejorar nuestra vida.

Una de las compañías más innovadoras de nuestro tiempo es Apple, el inventor del MacBook, el iPod, iPhone, y iPad. Cuando se inició la compañía, su logo tenía un árbol y el inventor Sir Isaac Newton, el cual explicó como funciona la gravedad por causa de una manzana que le cayó en la cabeza. Después de un tiempo, el loco cambió. Ahora es una manzana mordida.

La manzana se usa frecuentemente para representar el fruto prohibido que comieron Adan y Eva en Génesis 3. La Biblia no dice qué fruto era, pero sí dice que pasó:

La mujer vio que el fruto del árbol era bueno para comer, y que tenía buen aspecto y era deseable para adquirir sabiduría, así que tomó de su fruto y comió. Luego le dio a su esposo, y también él comió. (Génesis 3:6 NVI)

Así entró el pecado en la humanidad. Este evento fue malo y resultó en nuestra muerte espiritual y física. Lamentablemente, el mundo alrededor de nosotros no cree que este evento daño a nosotros, sino que nos libró. Creen que el hecho de comer del fruto fue un acto de curiosidad. En vez de creer que Adan y Eva fueron expulsados del jardín, ellos creen que ellos escaparon del jardín para vivir en libertad.

Aunque Apple produce algunos de los mejores productos tecnológicas para el uso personal, creo que ellos, como la mayoría del mundo, están equivocados. El pecado nunca nos libra, sino que esclaviza. En realidad, no tenemos la opción de ser "libres": tenemos que rendirnos a algo, sea el pecado o a Dios:

Cuando ustedes eran esclavos del pecado, estaban libres del dominio de la justicia. ¿Qué fruto cosechaban entonces? ¡Cosas que ahora los avergüenzan y que conducen a la muerte! Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna. Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor. (Romanos 6:20-23 NVI)

Nosotros no debemos de buscar libertad en el pecado, en el comer del fruto prohibido. Hay verdadera vida y libertad en Cristo, quien nos liberta del pecado y nos justifica ante Dios. La libertad no se encuentra en la curiosidad, sino en la comunión con Dios. ¡Qué curioso!

Wednesday, April 2, 2014

I'd like to Introduce You to the Church Fathers…

Awakening Faith: Daily Devotions from the Early Church. By James Stuart Bell with Patrick J. Kelly. Grand Rapids, Michigan: Zondervan. pp. 400. 2013. (List Price $24.99 Hardcover | $13.00 Kindle)


If you can read a blog post or an Internet news article, you can read Awakening Faith: Daily Devotions from the Early Church. This devotional offers 366 passages selected from the first eight centuries of Church history. Most of the writers selected are held in high esteem by Catholics, Orthodox, and Protestant churches, and these snippets of their writings are useful for understanding early Christian thought and experience, which parallel our own more often then we might think.

Much can be learned from the early Church, but the time distance between them and us is often a put off for modern readers. It shouldn't, and this devotional may help stimulate the curiosity of modern believers. Each devotion, numbered, but not corresponding to any specific day or month of the year, provides a few paragraphs from these writers. Since many modern-day readers do not know where to start or lack the desire to read a thick tome by Augustine, these blog-sized passages are excellent introductions to these believers and their writings. The range of subjects provides something for everyone, from exhortations to read the Bible, thoughts on baptism, defenses of the gospel, death and funerals, and much more. As a preacher, I found some of these devotions valuable as illustrations.

As a devotional, this book could be improved in a number of ways. First, each day's devotion should include a citation of the work being quoted. Some of these writers had numerous volumes and a mere listing of the author does not help a curious reader pursue further study of a given passage. Second, although the writers are further identified at the end of the book, I would have found an approximate date with each entry helpful. Third, each devotion begins with a short verse from Scripture, but these verses do not always correspond to the subject matter of the devotion. I was able to detect that a writer was commenting on a particular passage from the Bible, but the introductory verse was not in that passage.

I do not normally read devotions. Most start in January and it feels awkward to begin anywhere but the beginning of a book. Because this devotional does not have specific dates listed, it feels much more like an anthology and I can read as much or as little as I want, or look up on the passages from a specific writer. More than once I found myself wanting to know more about a specific writer or writing. The lack of specific citations weakens this book, and I hope that future additions include them. If the intent of this book is to introduce modern believers to the early Church, I believe it has succeeded. If it can add those citations, it will provide a way forward for those curious enough to move forward.

I received this book in exchange for a candid review. The opinions expressed are my own.