Tuesday, March 4, 2014

Honduras, Alcohol, la Ley y Cristo

¿Cómo responde Honduras a una alta tasa de homicidios, que está alrededor de 19 al día, en su país? Con lo que en los estados unidos se llama blue laws [leyes azules], que prohíben el comercio de ciertos productos durante ciertas horas de la semana. Cuando trabajé para la tienda Meijer durante le preparatoria, tenía que trabajar los domingos por la tarde, y uno de mis responsabilidades era la de reponer las botellas de alcohol en las muestras porque muchas personas no sabían de las leyes y tenían que dejarlas en el registro. Era (y todavía es) prohibido comprar alcohol los domingos.

Ahora, en Honduras, no se puede comprar licores por 13 horas los domingos. Según sus cifras, el 20% de los homicidios ocurren los domingos, y parece que una gran cantidad de ellos involucran el alcohol. Aunque la gente puede comprar alcohol antes o después de ese tiempo, la ley quiere limitar la ocurrencia de la borrachera espontánea.

No sé si serán eficaces para disminuir el número de homicidios a números muy bajos, pero creo que estás leyes pueden mejorar la situación doméstico. El abuso del alcohol anda mano en mano con la violencia doméstica—física, sexual, y verbal.

Lamentablemente, las leyes, cuan buenas que sean, no pueden erradicar el mal. Aun en Honduras el 80% de los homicidios no ocurren durante esas 13 horas de prohibición. Desde el primer mandamiento de la Biblia, el de no comer del árbol del conocimiento del bueno y del mal, se puede ver que la ley no es suficiente para prevenir ni lidiar con el pecado. Gracias a Dios, el temor de ser castigado sí limita lo que la mayoría de nosotros haríamos si no creíamos que seríamos castigados.

Lo que más necesitamos es una naturaleza libre del pecado, libre de las “lujurias de la carne”. Esta naturaleza Dios nos da por medio del sacrificio de Jesús. Hay muchos religiosos que piensan que la ley los puede librar del pecado. Eso no es correcto. Quizás encuentran que no hacen ciertas cosas cuando hay leyes, pero eso no hace nada con el corazón pecaminoso. Se necesita una nueva naturaleza que sólo el Espíritu Santo puede crear en nosotros al confiar en el sacrificio y la justicia de Cristo nos será dado. Termino con las palabras de Pablo cuanto a esto:
Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; ser renovados en la actitud de su mente; y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad.
Efesios 4:22-24, NVI

No comments:

Post a Comment