Friday, February 14, 2014

Juegos Olímpicos y el Pecado Sexual

¿Sabías que una de las comodidades que el Comité Olímpico Internacional (COI) proviene para los deportistas olímpicos es el preservativo? No sé la cantidad exacta para Sochi este año, pero otras olimpiadas faltaron lo suficiente para los atletas aun con cantidades de más de 70.000 preservativos. Y este año muchos deportistas han bajado un nuevo app para facilitar sus actividades sexuales. El app (no lo quiero nombrar aunque es fácil averiguar) te ayuda encontrar otras personas interesadas en conocerte. No se usa para crear amistades, sino para tener una aventura con alguien.

A pesar del gran respeto que tengo para los deportistas que representan a mi país en los juegos olímpicos, creo que la licencia que caracteriza estos juegos es marca negra en lo que debe ser una muestra de unidad y benignidad internacional. Sé que estos atletas viven bajo mucha presión y estrés y que necesitan aliviarlo. Es difícil tener los ojos del mundo puestos en tu rendimiento físico. Pero, en vez de ser criaturas sin dominio propio sobre nuestros deseos sexuales, nosotros somos la imagen de Dios. El cuerpo no es mío—está prestado de parte de Dios para usos que le agradan a él. Estos atletas que se rinden a sus deseos corporales, o mejor dicho, carnales, se han engañado con las mentiras del diablo: puedo usar mi cuerpo como quiera, merezco el descanso, merezco el placer, necesito relajarme de esta manera.

En realidad no se debe nada a ellos menos el respeto de su país y el cuidado del país anfitrión. Nosotros no hacemos buenas cosas o nos entrenamos para ganar el derecho de pecar en contra de Dios el Padre y Jesucristo nuestro Salvador.

Espero que haya muchos atletas olímpicos que son cristianos y que muestran públicamente su deseo de agradarle a Dios en vez de satisfacer sus propios deseos pecaminosos. Ellos se pueden fortalecer por el ejemplo de Jesús, el cual fue tentado tanto como nosotros pero sin pecar. Y nosotros también, frente al ejemplo de Jesús, podemos animarnos a no creer las mentiras que nos quieren convencer a justificarnos. Dios nos ofrece mejor descanso y mejor relajación que el mundo nos ofrece. Que confiemos en él.

No comments:

Post a Comment