Thursday, January 23, 2014

Más de 50% de Niños Hispanos Vienen de una Madre Soltera

La primera institución social mencionada en la Biblia es el matrimonio. En Génesis 2:24, inmediatamente después de la creación de Eva, dice, “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser.

De ahí en adelante la Biblia revela algo de las intenciones de Dios para el matrimonio. Por definición, el matrimonio sólo puede existir entre personas del sexo opuesto. Aunque fue posible tener más de una esposa en ciertas épocas de la historia, nunca fue considerado matrimonio ninguna relación entre dos hombres o dos mujeres. Y el polígamo no hace juego con el ejemplo que Dios nos dio en el jardín de Edén: un hombre y una mujer (Marcos 10:6-8).

Cuando desviamos de la voluntad de Dios para el matrimonio nos metimos en pecado y comemos sus frutos amargos. El “matrimonio” homosexual niega el propósito de Dios para el matrimonio y la distinción que Dios hizo entre los dos sexos. El adulterio rompe la unión física, emocional y espiritual entre la pareja. El sexo antes del matrimonio quita la pureza y el compromiso de la unión y todas estas desviaciones niegan el testimonio del amor de Cristo para su iglesia (Efesios 5:25-32).

El 12 de enero, 2014, se publicó un artículo acerca de la pobreza en los Estados Unidos. Según cifras del censo estadounidense de 2012, la tasa de pobreza entre familias con padres casados era 7.5%. Entre las familias encabezadas por una madre soltera la tasa es 33.9%. Es claro que la inestabilidad y falta de apoyo mutuo para las madres solteras les afecta tanto en el área de las finanzas.

Si el crecer en una familia con dos padres es ventaja para los niños para escapar de la pobreza, el crecer en una familia con madre soltera puede ser señal de una lucha muy difícil con la pobreza. Lamentablemente, unos 52.5% de niños hispanos en los EE.UU.—más de la mitad—nacen a una mujer soltera.

Es claro que uno de los beneficios de seguir el modelo bíblico para el matrimonio es mejor estabilidad económica en la familia. Nosotros como creyentes tenemos una llamada para mostrar un buen ejemplo de qué es una familia bíblica. También tenemos la responsabilidad de ayudar a los que se encuentran en la pobreza por decisiones pecaminosas suyas o de otras personas. Estas personas necesitan ayuda económica, buenos ejemplos, consejo bíblico y, sobre todo, el evangelio.

El evangelio es la oferta de salvación a través del sacrificio de Jesucristo, quien murió en una cruz, recibiendo el castigo que merecemos por nuestros pecados. Si confiamos en él para perdón y salvación, nosotros recibiremos perdón y salvación. También recibiremos el Espíritu Santo quien nos guía, principalmente a través de su Palabra, a vivir conforme a la realidad que realizó en nosotros.

Cada uno de nosotros tiene una responsabilidad ante estas cifras. Para los casados, hay que buscar tener un matrimonio bíblico. Para los solteros, hay que valorar el matrimonio bíblico en vez de aceptar una imitación falsa. Para los creyentes, hay que buscar servir a los pobres y bendecirles con ayuda práctica y el mensaje de salvación. Para los incrédulos, hay que tomar el primer paso al poner su fe en Jesús para la salvación y después buscar ayuda de creyentes verdaderos.

No comments:

Post a Comment